Artículo de opinión de Pedro Manuel Esteban, concejal del PP de Béjar:Y sigue el verano…

Artículo de opinión de Pedro Manuel Esteban, concejal del PP de Béjar:Y sigue el verano…

21 de agosto de 2013


Un mes ha transcurrido desde mi último escrito, con breve estancia fuera de Béjar sin dejar por ello de estar en contacto con el día a día de la ciudad.

Camino de Galicia, me deja helado  una triste noticia, no por esperada menos triste: el fallecimiento de nuestra compañera, la concejala socialista María Teresa Miñana. Vienen a mi mente los momentos, pocos por desgracia, que compartimos con ella durante el breve tiempo que pudo estar en nuestro Ayuntamiento, su condición de buena política y buena persona, su vitalidad, su contagiosa alegría… Un golpe muy duro para todos los que la conocimos. Descanse en paz.

Desde fuera de Béjar voy siguiendo el devenir de nuestra ciudad: Noche en Blanco, Freestyle, Día del Calderillo… mis compañeros siguen con su buen hacer llenando el verano de Béjar de actividad.

Otra de las cosas habituales en verano es la celebración de diferentes fiestas en pueblos de la comarca o en barrios de la ciudad y precisamente con motivo de la celebración de las fiestas de la Plaza Mayor surgió una polémica que dio bastante que hablar. Durante las mismas hubo una serie de actos como la consabida  procesión o  la inauguración del último tramo de la Calle Mayor de Pardiñas tras su arreglo. Después de que, desde la Corredera a la Plaza Mayor, el tramo de C/Zúñiga Rodríguez, la Puerta de Ávila y la Calle Mayor al completo, habían sido remodeladas íntegramente por Equipos de Gobierno Municipales del Partido Popular, dado que tan sólo permanecía sin remodelar este tramo entre la Plaza de la Piedad y la Plaza Mayor, dado que durante los cuatro años de mandato del Partido Socialista en Béjar este tramo permaneció olvidado, el arreglo y la inauguración por parte de vecinos y autoridades era una buena ocasión para que el Secretario Local de la Agrupación Socialista Bejarana hubiera permanecido callado. Cosa que no hizo: criticó en su  twitter que se inaugurasen 100 metros de calle equiparando la obra  a “cambiar un tiesto de sitio”, algo que por otra parte deja bastante mal a sus compañeros de la Corporación anterior que durante cuatro años no fueron capaces de hacer algo “tan sencillo”. Y no contento con ello, arremete en otro tweet contra las fiestas en general, con los calificativos “Rancio y Casposo” entre otras cosas por la celebración de una procesión. (La inquina de nuestra izquierda contra cualquier acto de culto de la fe católica merecería otro artículo completo).

Como es sabido, la Asociación de Vecinos de la Plaza Mayor se sintió molesta y pidió en un comunicado que el señor Garrido Novoa se disculpase por sus palabras y este lo que hace, para acabar “de arreglarlo”, es que, en otro comunicado, critica nuevamente a la Corporación Municipal y a  la Asociación de Vecinos a la que acusa  de intereses partidistas y de manera indirecta de ser responsable de problemas tan ajenos a una Asociación de Vecinos como pueden ser la delincuencia o la inseguridad ciudadana.

Respecto a la atribución de esos supuestos “intereses partidistas”  causa estupor dado que nunca ningún dirigente socialista dijo nada respecto a otras Asociaciones Vecinales, como por ejemplo La Antigua durante las Obras el Plan E o la Asociación del Barrio de Palomares,  cuyo presidente es un acabado ejemplo de partidismo político y sumisión al PSOE en todas y cada una de las actividades que desarrolla, pseudoperidismo digital incluido.

La polémica suscitada puede dar lugar a reflexiones de todo tipo, yo aporto humildemente la mía: es lógico que los cargos políticos, del más importante al más humilde estén sometidos a un desgaste fruto de su actuación pública. Los integrantes de la Corporación, simples concejales de una población pequeña, no somos la excepción. El ejercicio del poder desgasta y hay quien dice que el de la oposición más todavía. Vete tú a saber, pero en este caso se da la circunstancia de un dirigente político que sin ejercer cargo alguno, sin estar  gobernando ni haciendo oposición, ha sufrido un desgaste importantísimo fruto de su falta de prudencia, se ha metido él solito, sin ayuda de nadie en un charco de considerables dimensiones y ahora mismo está políticamente quemado antes de estrenarse. Desde luego, el Secretario Local de los socialistas bejaranos puede presumir ante sus compañeros de la anterior Corporación y de esta de haber batido todos los records.

Es de suponer que los afiliados, simpatizantes y dirigentes provinciales del PSOE habrán tomado buena nota y habrán sacado conclusiones; sería lo único positivo de todo este desagradable “culebrón veraniego”.